La mascota-dron

La mascota-dron

Adivina adivinanza, tiene cola y vuela sin alas. No es un helicóptero ni un avión, pero surca los cielos como un campeón: es nuestra mascota-dron. ¡Y no es una broma macabra, sino la obra de una compañía holandesa!

Todos nos hemos tenido que enfrentar a la muerte de una mascota y nos ha resultado doloroso decirle adiós al que antaño fue un amigo fiel y para enfrentarse al dolor, hace siglos que se embalsama a las mascotas para sentir su compañía incluso cuando estas no están realmente ahí; por razones psicológicas, parecía que la presencia física del cuerpo de los animales difuntos calmaba la pena de sus dueños y les hacía sobrellevar el duelo. Y, hasta cierto punto, se consideraba una práctica habitual, aunque siempre se relacionaba con situaciones bizarras.

pavo dron

Pero en los últimos tiempos, los holandeses han pensado que no bastaba con disecar a los animalitos, sino que se les ha ocurrido la grandísima idea de hacer volar a sus pequeños, convirtiendo sus pequeños cadáveres en partes de un dron, que más tarde es enviado a sus dueños para que hagan uso de él. De alguna forma, los amos siguen disfrutando de sus mascotas, sólo que de una forma diferente.

La idea original fue creada por un grupo de holandeses, cuando un coche atropelló a la mascota de uno de ellos, concretamente un gato, y el chico decidio que era una buena idea el usar a su gato como base para su dron. Actualmente, el grupo de amigos lleva la empresa Copter Company, que se dedica a realizar estos drones por encargo con animales tales como castores, ratas, gatos e, incluso, avestruces.

Es de temer que la moda de adoptar cerdos vietnamitas y esta última moda de hacerlos volar nos obligue a hacer todas esas cosas que evitamos en su día con la frase: “… cuando los cerdos vuelen”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *